Los peces pequeños no paran de moverse en el mar.

Siempre hay peces grandes acechando a su alrededor...

Mucha gente teme a la IA.

Parece un tiburón blanco, listo para engullir puestos de trabajo como calamares. 

Su potencial es impresionante, no se puede negar.

Pero también hay algo muy evidente que la mayoría de gente no ve.

Cuanto más avance la tecnología, más necesarias y valiosas serán las habilidades que nos diferencian, las humanas.

Esas que no solo te diferencian de las máquinas, sino entre la multitud de peces igualitos que tú. 

Entonces, si eres un pececito en el mar, no puedes relajarte.

Debes esforzarte aún más en potenciar esas habilidades que aceleran tu transformación, para ser más competente y sobrevivir.

No eres una mascota de acuario (por suerte).

Tienes que avanzar. No te puedes parar.

Moverte rápido. Aprender sin descanso. Evaluando y ajustando movimientos continuamente. Reaccionando a tiempo. Siendo flexible y estando abierto para ver lo que otros no ven. Asegurando tu resistencia...

Y entonces estarás como debes estar; como pez en el agua, calmado y tranquilo.

Y aunque no seas un gran tiburón blanco, tampoco te sentirás como una pobre sardina.

 LOS ACELERADORES DE TRANSFORMACIÓN

 Las habilidades que hacen que competir sea más fácil.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros,

debes leer y aceptar la política de privacidad . Tus datos serán guardados en Mailchimp, proveedor de email marketing.

 Mailchimp también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.